¡Consulte nuestra sección de Recursos para obtener guías de impuestos, formularios y más!

3 sencillas formas de reducir tus impuestos del Seguro Social

¿Sabías que cerca del 97% de los estadounidenses entre 60 y 89 años reciben (o recibirán) beneficios del Seguro Social? El monto mensual promedio de los beneficios es de alrededor de $1,614 , o $19,370 anuales. Para la mayoría de los jubilados, esto no es suficiente para sobrevivir. Muchos complementan sus beneficios del Seguro Social con otras fuentes de ingresos, lo cual puede afectar sus impuestos. Si eres uno de los millones que reciben estos beneficios, tómate el tiempo de revisar estas formas sencillas de reducir tus impuestos del Seguro Social.

¿Cuándo es imponible el Seguro Social?

Bajo la normativa del IRS, tu Seguridad Social es imponible cuando tus ingresos brutos combinados excedan el máximo permitido para tu estado civil. Tus ingresos combinados se calculan sumando el interés no tributable y la mitad de tus beneficios del Seguro Social a tu ingreso bruto ajustado (AGI). Dependiendo del total de tus ingresos combinados, de cero a 85% de tus beneficios del Seguro Social podrían ser imponibles.

Umbrales de ingresos del Seguro Social

Cuando los umbrales de ingresos de la Seguridad Social se establecieron en 1983, aproximadamente el 8% de los beneficiarios estaban requeridos a pagar impuestos sobre una parte de sus beneficios. Lamentablemente, estos umbrales no han aumentado con el tiempo. Esto quiere decir que es más probable que pagues impuestos sobre tus beneficios a menos de que tus ingresos brutos combinados sean menores a $25,000 ($32,000 para parejas casadas). Si estos exceden dichas cantidades, hasta 85% de tus beneficios podrían ser tributables.

  • Pagarás impuestos sobre la renta por hasta 50% de tus beneficios si tus ingresos se encuentran entre $25,000 y $34,000 ($32,000 y $44,000 para parejas casadas).
  • Para los ingresos brutos combinados que excedan $34,000 ($44,000 para parejas casadas), hasta 85% de tus beneficios son imponibles.

Hoy en día se estima que casi el 50% de los acreedores a dichos beneficios pagan impuestos sobre la renta sobre una parte del dinero que reciben.

Formas de reducir tus impuestos sobre el Seguro Social

Afortunadamente, hay formas sencillas de reducir tus impuestos sobre el Seguro Social. He aquí algunas para empezar.

Retira de tus cuentas de retiro antes de recurrir al Seguro Social

Aunque puedes comenzar a recibir tus beneficios del Seguro Social a los 62 años, lo mejor sería posponer esto el mayor tiempo posible, especialmente si estás retirando fondos de una cuenta de retiro. Esto es porque recibir ingresos de ambas podría resultar en que se apliquen impuestos a tus beneficios del Seguro Social.

Si tienes una cuenta de retiro tradicional, como una cuenta de retiro IRA o 401(k), puedes retirar dinero de ellas antes de recurrir al Seguro Social. Los retiros realizados después de los 59 años y medio no serán acreedores a una sanción. Solo toma en cuenta otros impuestos que podrías estar obligado a pagar por retirar dinero de tus cuentas con impuestos diferidos. Con un poco de planeación de por medio, puedes aumentar tus ingresos pre-jubilación y también el monto de tus pagos del Seguro Social, y al mismo tiempo reducir tus impuestos lo más posible.

Mueve dinero a una cuenta de retiro Roth IRA

Otra forma de reducir tus impuestos del Seguro Social es mover tu dinero a una cuenta de retiro Roth IRA. Si tienes 59 años y medio ó más de edad y tu cuenta tiene una antigüedad de al menos cinco años, las distribuciones de una cuenta Roth IRA no son tributables y no cuentan hacia tus ingresos combinados. Si planeas con tiempo, no solo te aseguras de tener suficiente dinero para vivir, sino que también pagarás menos impuestos sobre tus pagos del Seguro Social.

Dona tus distribuciones mínimas requeridas

Si tienes una cuenta con impuestos diferidos y estás obligado a tomar distribuciones mínimas requeridas (RMD), una forma de reducir tu obligación fiscal y ahorrar impuestos sobre tu Seguridad Social es donar tus RMDs. A esto se le conoce como donaciones caritativas calificadas (QCD) y te permite donar tus RMDs directamente a una caridad elegible.

Para calificar, debes tener al menos 72 años de edad y el dinero debe venir directamente de tu cuenta de retiro IRA. La donación debe realizarse antes del 31 de Diciembre. Para las QCDs, la donación se considera una contribución benéfica y no cuenta como ingreso tributable. Mantener bajos tus ingresos imponibles te ayuda a reducir e incluso eliminar los impuestos sobre tus beneficios del Seguro Social. También evitarás pagar impuestos sobre la renta en las que de otro modo serían distribuciones tributables.

El monto máximo anual que puedes donar a través de las QCDs es de $100,000 (el total para todas las caridades a las que decidas donar). Si estás casado/a y declaras en conjunto, cada uno puede contribuir hasta $100,000.

Conclusión

Encontrar formas de reducir tus impuestos del Seguro Social durante tu jubilación puede ser abrumador. Sin embargo, la ayuda de un experimentado profesional fiscal puede guiarte a lograrlo. En Tax Defense Network, te ayudaremos a diseñar un plan financiero que encaje con tus metas y reduzca lo más posible tus obligaciones fiscales. Para aprender más sobre nuestros accesibles servicios de planeación de impuestos, llama al 855-476-6920 para recibir una consulta gratuita.